martes, 16 de noviembre de 2010

LO QUE DEBE SABERTODO AQUEL QUE DESEE ESCRIBIR


1.- Antes de apretar la primera tecla de la máquina o de la computadora, ore pidiendo sabiduría de lo Alto al Señor y declarando su incompetencia. ¿Oramos antes de escribir?
2.- Investigue todo lo que pueda sobre el tema a tratar.
Recorra en primer lugar lo que dice la Biblia al respecto (santidad, milagros, unción, etc.) y empápese del tema con libros y revistas. Tome notas, las que puede usar en el transcurso de su escrito mencionado la fuente, es decir declarando de dónde las ha tomado.
3.- Al lado de su máquina no puede faltar un diccionario y un libro de sinónimos.
Estos le ayudarán por un lado, para conocer el significado real de algunas palabras y por otro para no repetir palabras y encontrar variantes.
4.- Elabore una idea del orden con que presentará el tema.
Ejemplo: Si va a escribir sobre la importancia de la santidad, haga un boceto: “Comienzo hablando de dos o tres hombres que fueron o son ejemplo de santidad; luego hablo sobre lo que la Biblia dice al respecto y, termine con lo que se ve hoy en el medio evangélico.
5.- Dé mucha importancia a los primeros cinco reglones.
Si no atrapa al lector en ellos, se le escapa y no lo consigue más. Hoy el lector tiene mucha prisa. Para ello debe prohibirse caer en lugares comunes o frases hechas. Ejemplos de frases hechas y gastadas: “Corría el año 1973…” o “La Biblia dice…”  o “Hagamos un poco de historia…”
Comenzar con una frase impactante es muy bueno. Un artículo del evangelista Alberto Mottesi comenzaba diciendo: “O los evangélicos son locos o son ingenuos”. Por su parte, Luis Palau empieza un artículo así “Me lancé del trampolín sin saber nadar”.Pensemos por un momento esos cinco renglones claves.
6.- Sacrifique la belleza literaria por la claridad, si es necesario.
Hay palabras que quedan muy lindas, que enriquecen el escrito, pero que no son tan claras como otras. (Ejemplos: No escriba la palabra Argucias, ponga: tretas/No escriba: Entró en un mutismo total, es más fácil que entiendan: Se quedó callado. No diga: nimiedades, diga: pequeñeces.
Escriba como si fuera para niños pero con significado para adultos.
7.- No dé nada por sentado.
Escriba como para lectores que no saben nada del tema. Suponer que hay cosas sabidas es dejar a un gran sector sin entender (“Todos conocemos ya cuál fue la reacción de Josué y Caleb…” Y la realidad es que no todos  conocen a ese texto bíblico). Recuerde que escribimos para los otros. No escribimos para nosotros. Haga economía de palabras. Tenga presente siempre que vivimos en una era donde los escritos largos asustan al lector. Lo que se dice con mil palabras, se puede decir igualmente con 500.
9.- Esfuércese por dominar la gramática.
Los editores son duros con los errores de gramática o sintaxis. Estudiar y aprender si “por que” va junto o separado o si “sólo” lleva o no acento, por citar algunos pocos ejemplos).
10.- Conviértase en un lector.
Planifique cada día su tiempo de lectura leyendo libros que educan. Lea críticamente. Este es un serio problema de la juventud de hoy. Si usted no lee, su caudal de palabras será escaso.
11.- Lea con lápiz en la mano.
Marque párrafos que estén bien escritos y analícelos. Vea que estilo puede tomar usted
12.- Lea con un diccionario.
 Cuando lea, busque el significado de palabras que no conoce. Fórmese el hábito de aprender una nueva palabra cada vez que lee. Recuerde que el mundo es de los disciplinados. Se necesita ser disciplinado para practicar esto, pero da resultados extraordinarios.
13.- Escriba en horarios regulares como hábito.
Póngales fecha y consérvelos. Verá su evolución. A escribir se aprende escribiendo. Como un atleta se mantiene en forma practicando, el escritor evoluciona escribiendo.
14.- Escriba sobre variados temas para conocer sus puntos fuertes y débiles.
Comente un espectáculo que vio. Siéntese en un parque y escriba lo que ve. Haga entrevistas. Ponga a consideración de algún profesional sus trabajos y esté siempre dispuesto al cambio.
15.- Procure ser sintético.
Acostúmbrese a practicar una de las grandes virtudes de, arte de escribir: La SÍNTESIS.
16.- Para que su nota cumpla su función debe reflejar los valores o los temas que interesan a los lectores y, al mismo tiempo elevarlos. Es una buena fórmula: casi la única que vale la pena intentar
17.- Para poder llegar al lector es fundamental tener en claro el perfil de ellos.
Una cosa es escribir para la revista de la Academia de Historia y otra en un periódico de barrio.
18.- Si la inspiración o el estilo no llega de un modo natural, si usted ve que la cosa no sale, recuerde las viejas máximas del buen escribir: Sea CLARO, SIMPLE, DIRECTO. Si no encuentra ilustraciones inteligentes, comience el relato directamente.
19.- Relea y reescriba y de ser necesario, use el cesto de basura.
No permita que su orgullo de autor lo seduzca y, le haga publicar algo que no haya pensado y sentido plenamente. Pula, pula mucho. O por lo menos que su trabajo sea leído por otra persona. Hágase la pregunta “¿He dicho lo que quería decir?” .Hay un librito muy interesante: “El arte de tachar”. Está comprobado que podemos tachar el 50% sin afectar nada de lo escrito. Hay cientos de términos que no cumplen ninguna función.
20.- Sea curioso.
Trate de estar informado de todo. Especialmente de aquello que es su especialidad. O de los temas que usted gusta poner por escrito.
21.- Tenga su banco de memoria, tome notas de lo que le interesa. Recorte artículos, haga fotocopias de libros que le interesan. Pero no lo guarde así nomás. Una sugerencia práctica es que se compre una “carpeta acordeón por abecedario”, o, en el mejor de los casos, en la computadora.
22.- Llegue a la “fuente” informativa. No se conforme con hablar con terceros o hacer caso o rumores. No hay como escribir de algo que se conoce de “primera agua”.
23.- Acepte los comentarios adversos que genere un escrito suyo. Pero documéntese de tal manera que usted pueda defender su postura con fundamento y convicción.
24.- Aumente la riqueza de su vocabulario, no lea sólo diarios y revistas, sea un estudiante permanente del idioma. Todavía muchos lectores ven en los libros una fuente del buen decir. No defraude a los lectores en este sentido.
25.- Recuerde que para que una noticia o una información (corazón mismo, del periodismo) usted tiene que responderle al lector estas preguntas: ¿Qué? ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué? (causa) ¿Quién dijo? ¿Dónde se dijo?
26.- Sepa que si hay un arma, una herramienta, un recurso clave por su importancia en periodismo esa es la PREGUNTA “Quién domine este arte , domina el periodismo”.
27.- Pitágoras dijo: “Hay que callarse o decir cosas que valgan más que el silencio”. Las hojas en blanco de un libro es el desafío que enfrentamos los periodistas.
28.- Sea cuidadoso con la puntuación. Una mala puntuación puede arruinar todo un concepto. Ella, la buena puntuación,  ayuda a caminar al lector y a evitar el desorden.
¿Cómo se aprende la puntuación? Observando cómo puntúan los que saben. Hay algunos que son “comatosos”, ponen miles de comas.
29.- Una oración no sale bien en la primera intención.
Hay que trabajar y trabajar.Si usted cree que es difícil escribir…pues lo es.
Escribir en un estilo natural que es el mejor – requiere mucho esfuerzo. Hay que practicar mucho.
30.- Escriba oraciones y párrafos muy breves. Hoy, las ideas largas son una agresión para el lector.
31.- Coloque la mayor cantidad posible de puntos y parte.
32.- Que la adjetivación sea directa y breve. Destinada aclarar y a mejorar la imagen ofrecida por el sustantivo. (Ej. Aquella campaña puede inscribirse entre las que mas frutos brindaron… No! No la complique tanto. Ponga directamente: Aquella campaña fue muy fructífera.
33.- Elija palabras precisas. Deje de lado las palabras ambiguas o equivocadas. A veces, por ser tan floridos, dejamos al lector sin entender.
34.- Una buena nota o un buen libro es como hacer una salchicha: Lo primero que hay que hacer es el nudo del final, para después poner todo adentro y qué no se caiga nada. ¿Qué quiero decir?
Que será una buena nota o un buen libro si sabe donde va. Si tiene idea del final antes de sentarse a escribir.
35.- Pero, insisto, porque esto es clave, tan importante como el final, es el comienzo.
Debemos “enganchar” al lector –cada vez más apurado, cada vez más huidizo- con un comienzo original, atrapante. Pero si lo engancha y el final es realmente malo, el lector dirá: ¿Leí hasta aquí para encontrarme con esto?
36.- Como decía, el lector es cada vez más huidizo. Siempre quiere irse. Porque está apurado. Y se escapará al menor descuido, si no le contamos todo el tiempo algo que le sucedió a la gente. Porque el gran tema siempre es el hombre. El hombre y sus dramas. El hombre y sus éxitos. El hombre y sus llantos. El hombre y sus risas. (Si usted escribe sobre una máquina, sobre un edificio o sobre un cohete, seguramente no atrapará al lector, como si escribe sobre una persona).
37.- El primer deber de un escritor o un periodista es desconfiar de la fuente. Esto es muy importante porque muchas veces, sin quererlo, uno puede convertirse en instrumento de una mentira.
38.- La mejor noticia no es siempre la que se da primero sino la que se da mejor.
39.- Nuestra meta debe ser siempre elevar en lo posible al lector. Pero esto no significa forzarla a que luche con un lenguaje que no entienda. Se puede escribir bien y ser sencillo.
40.- El que descubre los secretos de la sintaxis ( modo de enlazar u ordenar las palabras) hace que esa escritura suene como música.
41.- La gran premisa en cualquier sala de redacción es llegar al corazón de los lectores.
Ernest Hemingway fue un gran escritor. Mundialmente conocido. Él fue reportero del diario “Kanasa City Star” .Cuando 20 años después de salir de este diario, le preguntaron que reglas lo habían ayudado más a escribir, él contestó que lo que más le ayudó a escribir fue EL PRIMER PÁRRAFO del Manual de Estilo de aquel diario.
(Cada diario tiene su manual de estilo donde está estipulado como quiere la dirección de ese medio que escriban los periodistas)
“ESTAS FUERON LAS MEJORES REGLAS QUE JAMÁS APRENDÍ PARA EL OFICIO DE ESCRIBIR Y NUNCA LAS OLVIDÉ” dijo Hemingway .Ahora bien, ¿Qué decía ese Manual de Estilo? .Lo mismo que decía en 1917, lo dice hoy:                              
  * Use oraciones breves.
* Que los primeros párrafos de una nota sean cortos.
* Emplee un lenguaje vigoroso.
* Sea positivo, no negativo.
Para poder escribir un libro se necesita:
1.- CURIOSIDAD. Esto genera ideas, permite descubrir cosas, nos hace crecer culturalmente
2.- ENERGÍA. Cuando uno tiene que escribir un libro, la energía es fundamental.
3.- PERSISTENCIA. En el aprendizaje. Aquellos que tengan esta virtud no pararán de evolucionar.
4.- DEDICACIÓN. Sobre todo si uno quiere terminar un libro.
5.- TRABAJO DURO. Hay talentosos que no tienen energía ni persistencia; Esos no llegan. Los no-talentosos con energía y perseverancia terminan haciendo cosas importantes.
6.- DISPOSICIÓN PARA INVESTIGAR.
7.- CONOCIMIENTO DE MERCADO. El libro  se venderá bien si responde a las necesidades del mercado.
Esto, el arte de escribir, no es como la medicina que evoluciona y descubre nuevas cosas. Jamás veremos en un diario, que se descubrió “cómo escribir mejor una frase”.

Una joyita para reir en medio del estudio


Comunicacion escrita

Check out this SlideShare Presentation:

Comunicacion por audio

Check out this SlideShare Presentation:

lunes, 25 de octubre de 2010

Ultima parte


La comunicación por la palabra impresa
Es muy difícil enseñar a escribir con belleza. Uno puede dar métodos, formas convenientes, estrategias, pero la belleza se la pone cada uno. Hay pocos predicadores que subirían a predicar sin orar. ¿Oramos antes de escribir? Antes de apretar la primera tecla de la computadora o laptop, ore pidiendo sabiduría de lo alto al Señor, declarando su incompetencia. (“Señor, sin tu ayuda nada puedo hacer”).
Es bueno que en la mesa de trabajo no falte un diccionario, para conocer el significado real de algunas palabras; y un libro de sinónimos, para no repetir palabras y encontrar variantes.
El largo y minucioso proceso de escribir necesita de acciones como:
1.- Investigar
Averigüe todo lo que pueda sobre el tema a tratar. Recorra en primer lugar lo que dice la Biblia al respecto. Luego, empápese del tema con libros y revistas. Tome notas, las que puede usar en el transcurso de su escrito, mencionado la fuente; es decir, declarando de dónde las ha tomado.
2.- Ordenar ideas
Bosqueje en papel los puntos principales que va a tratar, el orden en que lo hará y si tiene subtemas y ejemplos. Piense en un esqueleto al que va a ir agregando carne, piel, color, etc.
3.- El renglón inicial
Dé mucha importancia a los primeros cinco reglones. Si no atrapa al lector en ellos, se le escapa y no lo consigue más. Hoy el lector tiene mucha prisa. Para ello debe prohibirse caer en lugares comunes o frases hechas.
Comenzar con una frase impactante es muy bueno. Un artículo del evangelista Alberto Mottesi comenzaba diciendo: “Los evangélicos son locos o son ingenuos”. Por su parte, Luis Palau empieza un artículo así: “Me lancé del trampolín sin saber nadar”. Pensemos por un momento esos cinco renglones claves.
¿Qué frase impactante se le ocurre?

4.- Sacrificar
Sacrifique la belleza literaria por la claridad, si es necesario.
Hay palabras que quedan muy lindas, que enriquecen el escrito, pero que no son tan claras como otras.

5.- No dar nada por sentado
Escriba como si lo hiciera para niños pero con significado para adultos.
Es mejor cuando pensamos que nuestros lectores no saben nada del tema porque suponer que hay cosas sabidas es dejar a un gran sector sin entender (“Todos conocemos ya cuál fue la reacción de Josué y Caleb…” Y la realidad es que no todos conocen ese texto bíblico).
Si bien es bueno hacer economía de palabras, recuerde que escribimos para otros y no para nosotros. Los escritos largos asustan al lector y hay una verdad en periodismo que expresa: “Lo que se dice con 1.000 palabras, se puede decir igualmente con 500”.

6.- Dominar la gramática
Los editores son duros con los errores de gramática o sintaxis. Es importante aprender cuándo “por que” va junto y cuándo va separado; o si “sólo” lleva o no acento, por citar algunos pocos ejemplos.
Una de las formas de conocer la gramática es leyendo a otros. Sea crítico al leer, si usted no lee, su caudal de palabras será escaso.
Marque párrafos que estén bien escritos y analícelos. Cuando lea, busque el significado de palabras que no conoce. El que descubre los secretos de la sintaxis (modo de enlazar u ordenar las palabras) hace que esa escritura suene como música.

7.- Ser disciplinado                                                                                   
Es una buena costumbre poner fecha y conservar los escritos para ver la evolución que vamos teniendo en nuestra redacción. Como un atleta se mantiene en forma practicando, el escritor evoluciona escribiendo.
¡El escritor se perfecciona escribiendo!
No debemos olvidar que para que nuestros escritos cumplan su función deben reflejar los valores o los temas que interesan a los lectores y, al mismo tiempo elevarlos.
Acostúmbrese a practicar una de las grandes virtudes del arte de escribir: La SÍNTESIS. Si usted logra transmitir hechos con creatividad y pocas palabras, usted tiene un futuro en su pluma.

Para poder llegar al lector es fundamental tener en claro el perfil de ellos. No es lo mismo escribir para la revista de la Academia de Historia que escribir para un periódico de barrio.
Relea y reescriba. De ser necesario use el cesto de basura. Pula, pula mucho y haga que al menos una persona lea su trabajo. Hay un librito muy interesante: “El arte de tachar”. Está comprobado que podemos tachar el 50% sin afectar nada de lo escrito. Hay cientos de términos que no cumplen ninguna función.

8. La curiosidad, una herramienta clave.

Trate de estar muy bien informado, especialmente de aquello que es su especialidad. Tenga su banco de memoria, tome notas de lo que le interesa, recorte artículos, haga fotocopias. Una sugerencia práctica para guardar su “banco de memoria” es que se compre una “carpeta acordeón por abecedario”; o, en el mejor de los casos, guárdelo en su computadora.
Llegue a la “fuente” informativa. No se conforme en hablar con terceros o hacer caso a rumores. No hay como escribir de algo que se conoce de “primera agua”.
Acepte los comentarios adversos que genere un escrito suyo y documéntese de tal manera que usted pueda defender su postura con fundamento y convicción.

9. La puntuación
Sea cuidadoso con la puntuación. Una mala puntuación puede arruinar todo un concepto. Ella, la buena puntuación, ayuda a caminar al lector y a evitar el desorden. Una oración no sale bien en la primera intención. Hay que trabajar y trabajar.
¡Si usted cree que es difícil escribir… pues lo es! Escriba oraciones y párrafos muy breves colocando la mayor cantidad posible de puntos seguidos y puntos aparte. Que la adjetivación sea directa y breve, destinada a aclarar y a mejorar la imagen ofrecida por el sustantivo.
Elija palabras precisas. Deje de lado las palabras ambiguas o equivocadas. A veces, por ser tan floridos, dejamos al lector sin entender.
Será una buena nota o un buen libro si sabe a dónde apunta. Si tiene idea del final antes de sentarse a escribir. Pero, insisto, porque esto es clave, tan importante como el final, es el comienzo.
¡Tan importante como el final de un escrito, es el comienzo!

Modelos textuales
Podríamos decir que es la forma en la que el texto se organiza. Estos modelos textuales (5 ó 6, según los autores) se eligen ya en la planificacion de la escritura y ayudan a organizar las ideas, crear la estructura textual y dar coherencia y cohesion al producto final.
FORMAS DE EXPRESIÓN – MODELOS TEXTUALES O SECUENCIAS TEXTUALES

¿CÓMO SE PRESENTAN?

Exposición
Plantea un tema que ha de ser explicado con ideas ordenadas, objetivas y claras para que pueda ser comprendido e interpretado certeramente por los lectores. Predomina el orden lógico —presentación, cuerpo y conclusión— con un desarrollo deductivo o inductivo.
Argumentación
Suele presentarse unida a la exposición con la incorporación de razones que sirven para defender las ideas propuestas y contrarrestar otras ajenas.
Diálogo
Muestra la relación comunicativa interpersonal que se produce entre dos o más interlocutores. A través del diálogo se observa el grado cultural y el dominio lingüístico de los hablantes.
Epístola o carta
Se muestra como mensaje escrito que juega con la 2ª persona, destinatario ausente, y con la 1ª persona, el remitente. En función de la relación entre remitente y destinatario se elegirá tú o usted, en singular, y vosotros/as y ustedes, en plural.

Cuadro comparativo de los diferentes tipos de textos y sus géneros de expresión
Texto descriptivo:
Objetos fijos, acercados en espacio y sin avance temporal. Visión contemplativa y estática de la realidad.
Descripción objetiva / subjetiva.
Literaria / científica o técnica (académica).
Literaria: de objetos (cinematográfica, cronográfica, pictórica, topográfica) de personas (autorretrato, caricatura, etopeya, prosopografía, retrato); de animales y de escenas.

Texto expositivo
Expone: explica con claridad y orden ideas sobre un determinado tema.
Finalidad: transmitir conocimientos, experiencias, saberes científicos, históricos, culturales y artístico-literarios.
Géneros: monografía, exámenes, trabajos didácticos o escolares, análisis y comentarios, artículos, informes, conferencias, disertaciones, editoriales, ensayos, textos informativos (noticias), cartas comerciales, instancias, solicitudes, etc.

Texto argumentativo
Argumentación: forma de expresión que presenta opiniones, hechos o ideas sobre un tema expuesto con el propósito de convencer.
Orden: presentación, propuesta, demostración y conclusión.
Géneros: similares a los expositivos. Artículos, ensayos, monografías, tesis, comentarios y trabajos de investigación, manuales, informes, descripciones científicas.

Texto dialógico
Conversación entre dos o más interlocutores.
En la lengua escrita, el escritor desaparece detrás de los personajes.
Aparece en teatro, novela, cuento, relato, apólogo, fábula, prosa didáctica, prosa dialéctica, ensayo, guión de cine, TV… monólogo, soliloquio (interno).
Estilo directo, alusivo, indirecto e indirecto libre.

Texto epistolar
Mensaje escrito dirigido a personas ausentes y distantes en el espacio, por lo general mediante la carta.
Sus partes: (Membrete), lugar y fecha, encabezamiento, saludo, introducción, cuerpo, despedida, (PD).

Texto profesional o administrativo
Exige el empleo de estructuras formalizadas donde ajustar un contenido específico (frecuentemente, consecuencias jurídicas).
A menudo, estructura prefijada (formulario).
Tipos: Curriculum Vitae, carta de presentación, informe, instancia, acta, propuesta, proyecto, comunicado, nota, etc.

Texto académico
Información estructurada.
Tipos: Resumen, ensayo, tesis doctoral, artículo científico, texto de opinión, reseña crítica, etc.

Actividades:

1. Realice una lista de por lo menos 5 temas que le interesan y sobre los cuales le gustaría escribir. Debajo de cada tema escriba por qué desea escribir sobre ello. Más abajo coloque bibliografía que ya conoce existe al respecto. Bosqueje algunas ideas.
______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


Parte 3


Una estrategia de comunicación para la iglesia local
Los medios son parte de nuestra vida. Son tan comunes como el alimento que comemos o el aire que respiramos. Los medios influencian, presentan diferentes opciones y cambian las vidas de las personas. Los medios son para conectar a las personas.
Para nosotros, como cristianos, los medios llevan consigo un sentido de urgencia que no es común en la vida diaria: la urgencia de anunciar el mensaje. La verdad de la información que creemos tiene implicaciones para cada ser humano. Las palabras de Jesús a sus discípulos fueron: vayan y digan a cada uno, por todas partes (véase Marcos 16:15). Hay claridad, pasión y urgencia en la declaración... ve, di, y comunica. Está tan claro como cualquier mandato en la Escritura. La información que poseemos es el mensaje de Dios, el creador de este mundo. ¡Qué misión y tarea increíbles tenemos en nuestras manos!
La primera referencia a los medios en la historia cristiana es el grabado y la circulación de las Escrituras, los relatos e historias de la relación de Dios con las personas. Cuarenta autores, antes y después de Cristo, escribieron 66 libros que conforman la Biblia, la obra de mayor circulación en el mundo. Fue la invención clave de Gutenberg en el siglo XV que movió los medios y el evangelio a un nuevo nivel de impacto.
Sin embargo, esa invención palidece en comparación a las posibilidades más allá de la imaginación que ofrecen los medios hoy. La electrónica digital, la televisión, la radio, Internet, el Podcast[1], la tecnología celular, el diseño rápido y la capacidad de impresión vía computadora han hecho que el mensaje de Jesucristo esté disponible para cualquier persona en cualquier lugar del mundo.

¿Cómo respondemos?
¿Qué estrategias podemos utilizar para penetrar los “sanctums internos” con el evangelio? ¿Cómo podemos atravesar las barreras físicas, emocionales, y espirituales y pasar más allá de los filtros de un mundo saturado de información?
Los medios electrónicos no saben de límites. Pueden penetrar edificios, casas y apartamentos con mucha seguridad, alcanzan a los tugurios, entran en oficinas, restaurantes, e incluso en las prisiones. La radio también alcanza a la gente en autos en movimiento, autobuses, trenes, y subterráneos. Los medios permiten que alcancemos a las personas donde están, viven y trabajan.
¡Los medios nos permiten llegar a todos y en todo momento!
Utilizamos los medios para estimular una respuesta de la audiencia a un mensaje basado en la necesidad del evangelio. Es un elemento de la estrategia y sirve como herramienta, no como fin en sí mismo. Los medios son una herramienta en nuestros esfuerzos de divulgar el mensaje cristiano, semillas de la planta del evangelio. Construyen un puente entre los contactos y los trabajadores de la iglesia que proporcionarán seguimiento y realizarán el trabajo de plantar iglesias y desarrollarlas.
Los medios se pueden utilizar para estimular el contacto con los inconversos. La idea dominante es encontrar personas interesadas, lastimadas, y con hambre espiritual para responder a nuestros programas de radio/TV/Internet, y contactarnos.

El ministerio de radio
Los mensajes deben centrarse en el evangelio, con producciones de alta calidad que idealmente deben colocarse en radios seculares. Conviene que cada programa termine con la información que dará a la audiencia la oportunidad de entrar en contacto con el ministerio. Es importante que el formato del mensaje (música, estilo, etc.) se ajuste con el formato de la emisora de radio y sea apropiado para la audiencia objetiva: por ej. jóvenes entre 18-25 años, etc.

El ministerio del contestador automático
Un medio versátil y de bajo costo. Los mensajes más eficaces por lo general son programas de dos minutos y de alta calidad que se difunden las 24 horas y terminan dando una información para contactarse.

El ministerio televisivo
La producción televisiva sigue las mismas pautas básicas para el contenido de radio. Los valores de la producción deben contar con calidad en la difusión, lo que significa que el costo será sustancial. La TV puede ser viable en muchos países, donde el gobierno tiene las estaciones y la programación es escasa. Nuestra experiencia ha sido que el tiempo de transmisión se puede obtener a menudo gratuitamente de los canales locales de cable de la comunidad.

El ministerio por Internet
Las producciones de audio y video utilizadas en radio y televisión se pueden también preparar para diferentes formatos basados en Internet. Los formatos de Podcast pueden permitir que los programas se entreguen directamente a los dispositivos portables MP3. El vídeo se puede descargar o mirar directamente de un sitio Web. Estos formatos se pueden también enviar a los teléfonos celulares permitiendo que los miembros de la audiencia se comuniquen al ministerio con mensajes de texto.
Luego del primer contacto, comienza el seguimiento. Es importante tener un equipo entrenado para dar el toque personal a su audiencia. El miembro de la audiencia se contactó seguramente porque tiene una necesidad. Es importante que el miembro del equipo de seguimiento trate esa necesidad y lo escuche. Ese toque personal se puede hacer con un correo electrónico o a través de una llamada telefónica, pero es preferible hacer una visita en persona.
Los trabajadores de la radio deben mantener los expedientes de todos los contactos, manejarlos con discreción e identificar rápidamente a los inconversos.
Un acercamiento evangelístico ha probado ser lo más eficaz en las visitas iniciales. Si la persona parece buscar o abrirse a discutir su vida espiritual, debe invitarlo a que asista a la iglesia local o quizá a un estudio bíblico. Los contactos se pueden organizar en grupos de estudio e iniciar en el proceso del discipulado.
Es muy importante mantener archivos actualizados de los contactos, se deben trazar idealmente en un mapa del área del ministerio e incorporar en una lista de envíos. Además, se deben guardar tarjetas con notas respecto a las visitas personales.
Ya que las culturas y ambientes son tan variados, es importante adaptar la estrategia más apropiada. Los programas cortos en algunas sociedades pueden ser un vehículo excelente para alcanzar a las personas, mientras que programas más largos en diversos formatos dan mejores resultados en otros ámbitos.
Se debe hacer un análisis cuidadoso antes de desarrollar una estrategia en toda área.
Hay un número de factores críticos que se deben considerar antes de poner la estrategia en ejecución:
1. La oración debe ser el punto focal del planeamiento y de la puesta en práctica.
2. Los contactos, según lo definido aquí, incluyen dos tipos de personas: los profesionales que pueden ayudarnos a lograr nuestro trabajo para alcanzar a la gente, y la gente que escuche nuestros programas y se contacte. De esa manera podremos anunciarles el evangelio de Cristo. Además de ser prospectos evangelísticos, estos contactos pueden llevar mucho fruto, ya que cada uno de ellos tiene familia y amigos.
3. Todos los involucrados en poner tal estrategia en ejecución deben recibir entrenamiento en la comunicación y el uso de medios en el ministerio evangelístico.
4. El acceso al área objetiva de audiencia es de importancia primaria para adaptar/desarrollar la estrategia. Es imperativo entender a la gente con quien usted está trabajando, y saber sus necesidades.
Usando los medios tenemos una herramienta perfecta para superar muchas de las barreras de la vida diaria, tales como las barras del hierro, los sistemas de seguridad, e incluso las paredes de la prisión. Podemos incluso romper con algunas de las barreras emocionales que mucha gente levanta por temor.
Podemos alcanzar a muchas personas pero no debemos perder de vista el hecho de que alcanzarlos es solamente una parte del proceso. Cuando Dios deseó alcanzarnos, Él envió el mensaje en persona. El personal de seguimiento a nuestros contactos continuará siendo el instrumento principal del Espíritu Santo para las conversiones y el crecimiento de la iglesia.
El tema de Dios por toda la Escritura, desde Génesis a Apocalipsis, es simplemente este: cada persona está en su corazón, cada lengua, cada nación. Los medios alcanzan la meta de "cada" realidad.
Como cristianos necesitamos usar los medios con más eficacia que cualquier persona. Dios permite el desarrollo de la tecnología para que tengamos los medios de comunicación y los usemos para extender su Reino.
¿Podemos usar la tecnología para anunciar el mensaje de Dios?
Como sus seguidores, ¿por qué no usar la tecnología en su capacidad máxima?
La tecnología nunca ha sido de uso más fácil, habilidades avanzadas y entrenamiento no son necesarios para poner los nuevos medios a trabajar para usted. La oleada de youtube.com solamente es testimonio del hecho de que la producción aficionada tiene impacto en la cultura de hoy. Utilice los medios para ministrar. Cree los medios para ministrar. Su influencia e impacto serán multiplicados por la gloria de Jesucristo
Actividades
Seleccione uno de los ministerios nombrados en esta lección y elabore una estrategia para su comunidad, teniendo en cuenta las necesidades elementales que este presenta.
________________________________________________________________________________________________________________________________________________



[1] Según Wikipedia: El podcasting consiste en la distribución de archivos multimedia (normalmente audio o video) mediante un sistema de sindicación que permita suscribirse y usar un programa que lo descarga para que el usuario lo escuche en el momento que quiera. No es necesario estar suscrito para descargarlos.